top of page

Mitos y prejuicios de los trabajadores con discapacidad: derribemos algunos

Desde que en nuestro país es ley la contratación de personas con discapacidades, se ha podido observar que muchas empresas tienen un bajo manejo de la información respecto de la contratación de personas con discapacidad.


En esta línea, en los ambientes laborales es posible observar una serie de mitos o creencias entorno a la inclusión, los cuales surgen principalmente del desconocimiento sobre temas de discapacidad o porque nunca se ha tenido la experiencia de compartir con una persona con discapacidad en el entorno laboral.


Estas creencias configuran una barrera principalmente actitudinal al momento de querer insertar al mundo laboral a una persona con discapacidad, por esto es importante derribarlas lo antes posible, educando e incorporando las variables necesarias para lograr una correcta inclusión.


Los invitamos a conocer algunos de los mitos y prejuicios que las personas se hacen de los trabajadores con discapacidad:


Mito N°1 "Los trabajadores con discapacidad son menos productivos, o trabajan menos que el resto de los trabajadores"


La verdad es que los trabajadores con discapacidad son tan responsables, productivos y cumplidores como cualquier otro empleado. Esto sucede porque las personas con discapacidad por lo general han tenido menos oportunidades laborales que el resto, por lo tanto, cuando una empresa abre sus puertas y les brinda aquella oportunidad tan ansiada, se esmeran en realizar un buen trabajo, para que pueda ser valorizado y reconocido.

Se debe tener en cuenta que el puesto de trabajo sea idóneo para las competencias y habilidades de la persona con discapacidad, y en los casos que sea necesario, se debe realizar las máximas adecuaciones posibles en el lugar, de manera que el trabajador con discapacidad pueda desempeñarse en igualdad de condiciones con sus compañeros.


Un proceso fundamental en ese sentido es el Análisis de Puesto de Trabajo (APT), el cual consiste en una revisión profunda del puesto, con el fin de levantar las barreras que pudieran dificultar la adecuada inclusión.





Mito N°2 "Las personas con discapacidad faltan mucho al trabajo y se enferman constantemente"


Si bien algunas personas con discapacidad requieren asistir a controles, exámenes, o retiro de medicamentos a los centros donde se atienden, son sólo momentos puntuales y siempre son avisados con anticipación, de manera que la empresa/área pueda organizar o reorganizar con tiempo las tareas del equipo.

Hay que tener claridad de que persona con discapacidad no significa persona enferma, son términos distintos, y un trabajador con discapacidad puede enfermarse como cualquier otro trabajador. Es más aún, según distintos estudios realizados en empresas inclusivas, se ha determinado que los trabajadores con discapacidad tienen mejores porcentajes de asistencia que el resto de los empleados sin discapacidad contratados.




Mito N°3 "Mi empresa podría tener inconvenientes legales si queremos desvincular a un trabajador con discapacidad"


Bajo las normativas actuales, si se ha realizado los ajustes razonables para el puesto de trabajo de la persona con discapacidad y el motivo de desvinculación se encuentran conforme a las causales estipuladas en el código del trabajo y correctamente justificadas, no existe ningún inconveniente legal.



Mito N°4 "Mi empresa no es accesible para personas con discapacidad"


Cuando una empresa contrata a un trabajador con discapacidad se requiere realizar previamente un detallado análisis del puesto de trabajo e implementar todos los ajustes razonables necesarios para que el trabajador pueda desempeñarse sin problemas.

Sin embargo, no todas las personas con discapacidad requieren de ajustes o en algunos casos las adecuaciones necesarias son mínimas y no necesariamente implican un gasto para la empresa.


Recordar en este caso que existen distintos tipos de discapacidades y las adecuaciones y requerimientos van a depender de cada persona en particular. Por eso insistimos en cuán fundamental es que se ejecute un Análisis de Puesto de Trabajo y que la empresa se encuentre dispuesta a acceder a realizar, al menos, el mínimo de ajustes recomendados.


Mito N°5 "Los trabajadores de mi empresa pueden reaccionar mal con la contratación de un trabajador con discapacidad o puede que no lo acepten correctamente"


La contratación de un trabajador con discapacidad en una empresa otorga distintos beneficios al interior de esta. Por un lado, mejora la reputación corporativa al mostrarse como una organización inclusiva que acepta la diversidad, y por otro, aumenta la empatía y sensibilización del resto de los trabajadores.


Además, disminuye los estereotipos que puedan tener de las personas con discapacidad. Una empresa que se plantea desde su política organizacional como inclusiva, puede incluso mejorar el clima, disminuir el ausentismo laboral y aumentar el compromiso de los trabajadores.

Lo fundamental a tener en cuenta es que gran parte de las aprehensiones que puedan existir se van disipando en la medida que el personal conoce al trabajador nuevo con discapacidad y van reconociendo las diferencias y similitudes que existen entre ellos, como en cualquier otro tipo de relación humana.


Es altamente recomendable considerar la realización de charlas de sensibilización al interior de una organización previo a la contratación de trabajadores con discapacidad, de este modo, los colaboradores pueden resolver todas sus dudas con un profesional que tenga conocimientos sobre discapacidad e inclusión laboral.



Las principales barreras que impiden o dificultan una inclusión efectiva de las personas con discapacidad son las barreras actitudinales que las mismas personas generan por la falta de conocimientos sobre estos temas.


Por eso, lo primero y más importante es tener las ganas de generar un cambio, posteriormente informarse de manera individual y luego capacitar a los colaboradores para obtener el mejor proceso de inclusión posible en la empresa.


Comments


bottom of page