top of page

Entrevista Laboral a Gerald: sobrellevando la diálisis a costa de esfuerzo y mente

Gerald Héctor Carlos Baltazar (47) es un iquiqueño trabajador. Durante toda su vida la consigna ha sido salir adelante con el sudor de su propia frente. Suena poético, pero como veremos más adelante, no lo es. Gerald estuvo 10 años desempeñándose en una minera como auxiliar de aseo y hoy, gracias, en parte, al área de inclusión laboral del IRV, ocupa el mismo puesto desde fines de noviembre en Hotel Talbot de la nortina ciudad.


Carlos Baltazar es una persona con discapacidad física y debe someterse 3 veces a la semana a un proceso de salud que muchos chilenas y chilenos también realizan: diálisis. "Yo me dializo, porque tengo una Insuficiencia Renal Crónica Definida. Esto tengo que hacerlo 3 veces a la semana, los lunes, miércoles y viernes. Desde las 9 de la noche hasta la 1 de la madrugada. Esas son mis horas libres. Estoy con descanso. Porque en el día es imposible porque uno va a trabajar".

Gerald se encarga de asear las áreas comunes y además, colaborar en la recepción de mercadería dirigida a la bodega, en el fondo, "estar para lo que la empresa pida en el hotel (...) Primera vez que estoy trabajando en este rubro. Está bueno el trabajo, no es pesado", dice él.


Sin duda alguna, lo de Gerald es tremendo. A continuación, explica que lo que más le parece motivador de su trabajo es que es "movido" y que "Hay bastante compañerismo. Los jefes son buena tela, se ve que son buenas personas. Acá el trabajo es bueno. Es divertido y dinámico. Hay harto movimiento eso sí en hotelería, porque hay harto turista, como estamos en verano".

"Pero ahí también hay personas que me preguntan a mí que cómo voy a trabajar, si no me afecta la presión…Y obvio que sí, pero tengo que hacerme la idea nomás. Uno tiene que marchar para adelante nomás".

Mantener este ritmo de vida requiere no solo una fortaleza física, sino que mental, un aspecto donde Gerald se enfoca bastante, sobre todo, cuando después de las diálisis queda cansado y al otro día tiene que trabajar. Él expresa: "A veces sí cuando salgo a diálisis, a veces uno sale un poquito más delicado, pero uno se pone ambiente al tiro acá. Es que el cuerpo no tiene que ganarle a la mente, la mente tiene que ganarle al cuerpo".


"Yo de diálisis salgo a la 1 de la mañana -continúa- y estoy llegando a mi casa a las 2 y tomarse un tazón de té, a las 5 me estoy preparando ya para venirme a la pega. Pero depende del turno. Y van rotando. Cuando me toca el turno de las 2pm a las 10, ahí yo lo cambio porque a las 9 tengo diálisis".


Tras una breve pausa, Gerald asegura que: "La diálisis igual te quita tiempo sí, porque uno debería llegar a la casa a descansar. A veces cuando llego temprano a la casa, alcanzo a comer un poquito, descansar y bañarme para irme a la diálisis. Entonces el día igual es pesadito. Se me hace pesado, pero es la costumbre. Porque en la minera estuve trabajando 10 años. Yo me dializo del 2003. He pasado por cualquier proceso. Lo que pasa es la diálisis tiene altos y bajos".


HE SIDO APERRADO PARA LA PEGA


La pandemia fue un golpe fuerte para todas y todos, y Gerald no estuvo exento. Su situación no fue buena durante el año 2020 porque quedó cesante y uno en la casa "se aburre" explica él. En cambio, ahora que trabaja siente lo siguiente: "Te da vida, ganas de seguir viviendo".


"La pandemia me afectó mucho el 2020 -recuerda Gerald-, porque justo me cancelaron el 2019, un mes antes del estallido social. Porque yo ya llevaba 10 años y ahí llegó otra empresa, ya no eran los mismos jefes y no era la misma cosa y tuvieron que cancelarme nomás".


Sin embargo, esta situación se revirtió gracias a la ayuda que prestó el IRV a Gerald, esto mediante un proceso de inclusión laboral, donde se articuló su ingreso al mencionado hotel iquiqueño. Él cuenta que todo esto fue: "bueno, porque gracias a ellos estoy trabajando acá. Ellos fueron los que movieron los papeles y todo y se contactaron acá con el hotel y me dieron la posibilidad de trabajar. O sea, estoy muy agradecido".


Asimismo, Gerald considera que, desde un punto de vista social, los obstáculos para las personas con discapacidad difieren entre sí y que sumado a esto, es complicado buscar una "peguita" en el contexto actual. En su caso, se agrega la diálisis, donde, a veces, algunas personas resisten mejor el proceso, pero otras no: "Por ejemplo, yo soy un poquito más fuerte, pero hay otras personas que son más débiles, andan con la presión baja, la autoestima ahí nomás, o sea, no buscan trabajo. Yo por lo menos estoy acostumbrado, he sido aperrado para la pega".


Él comenta que es de las pocas personas que se está dializando y trabajando, "Pero ahí también hay personas que me preguntan a mí que cómo voy a trabajar, si no me afecta la presión…Y obvio que sí, pero tengo que hacerme la idea nomás. Uno tiene que marchar para adelante nomás".

Con todo, asegura que la mentalización es fundamental para salir adelante y superar debilidades o dificultades, a la vez que recomienda a otras personas con discapacidad a animarse a participar de este proceso de inclusión laboral porque "ayudan a salir adelante, a tener otro status de vida, porque hoy la vida está muy difícil en Chile. No está como para salir y buscarse una peguita. Yo me siento contento donde estoy trabajando".


Comentarios


bottom of page