top of page

¿Por qué es tan bueno que la rehabilitación sea en casa? Usuarios y Coordinador IRV te lo cuentan

"Que la terapia sea en mi casa me alivia demasiado". Esta es una frase recurrente de madres que han sido beneficiadas por el Programa de Rehabilitación Infantil a Domicilio de IRV. Y la verdad es que no es para menos, porque hace que todo el proceso de terapia sea más fácil y más eficiente.

Imaginemos por un minuto la rutina de una madre sola que debe hacerse cargo de 3 hijos, todos menores de edad. Pongamos sobre la mesa también que uno de ellos tiene una discapacidad que acarrea una serie de terapias, las que por un tema socioeconómico o de acceso, no están presentes en la medida que se requieren.


Agreguémosle a la "ecuación" que muchas veces en las familias hay desconocimiento de la discapacidad que el niño o niña puede tener y que incluso conseguir un diagnóstico preciso toma años y una cantidad de dinero que implica esfuerzos importantísimos para la economía familiar.


no es exageración señalar que el Programa de Rehabilitación Infantil ayuda enormemente a solucionar esto, sobre todo, porque es en la casa del niño o niña que ha sido beneficiado. Las razones que nos han dado las mamás van desde que les permite ahorrar tiempo hasta que ellas mismas han podido aprender recursos para relacionarse con su hijo o hija.


Hoy entonces hablaremos de la Rehabilitación Domiciliaria y de su esencial aporte para la inclusión infantil.


PERSONALIZANDO LA ATENCIÓN


En términos simplificados se entiende como rehabilitación domiciliaria la aplicación de intervenciones encaminadas a optimizar el funcionamiento y reducir la discapacidad en un usuario de cualquier edad en su domicilio y busca como objetivo principal un tratamiento más personalizado, adaptado al entorno y a la rutina.


La rehabilitación domiciliaria permite beneficiar a todos los grupos etarios o segmentos de edad, con un especial énfasis en la población infantil o infanto-juvenil, y también en los adultos mayores. Al primero porque tienen un mayor potencial de recuperación y al segundo porque disminuye la velocidad del deterioro funcional y la profundización de los grados de dependencia.



Hasta aquí todo bien, ¿cierto? Pero hay un problema: el acceso a los servicios de rehabilitación domiciliaria. Esto tiene un claro motivo que es el costo de los tratamientos sumado al traslado del profesional a la casa del usuario.


La implementación de dispositivos de rehabilitación domiciliaria de carácter multidisciplinario tiene un costo muy elevado para el Estado, cifra que va aumentando mientras más dificultades de acceso existan para llegar a la población objetivo.


Si bien existen programas destinados al monitoreo e intervención de usuarios con dependencia severa en sus domicilios, estos tienen un objetivo relacionado al cuidado y no a la rehabilitación.


Te dejamos invitado a leer el testimonio de la familia Constanzo-Jacobsen, donde cuentan su historia y señalan algunos de los beneficios de la rehabilitación domiciliaria. LEE AQUÍ.


Pero, todo problema tiene una solución y en este caso IRV propone una: el Programa de Rehabilitación Infantil a Domicilio, donde gracias a los aportes y donaciones, los niños con discapacidad reciben los tratamientos que necesitan en su casa sin costo alguno para su familia. Recordemos que los servicios que se otorgan son Fonoaudiología, Kinesiología, Terapia Ocupacional y Psicología.


BENEFICIOS MÁS QUE NECESARIOS, URGENTES


Los beneficios a los que permite acceder el carácter "domiciliario" de la rehabilitación son muchísimos, pero más que cantidad nos interesa lo atingente que son a las necesidades de las familias.


A continuación, detallamos algunos de estos no solo en base a una perspectiva teórica sino a la experiencia práctica:

  • Permite la rehabilitación de usuarios con distintos grados de dependencia.

A medida que tenemos un grado de dependencia más severo se hace más complicado salir de casa para que nos atienda el profesional correspondiente. La rehabilitación al ser domiciliaria exime de este tema y facilita el acceso, ayudando en la recuperación.

PONER NOTA DONDE SE HABLA DE LOS PACIENTES POSTRADOS


  • Facilita la recuperación, permitiendo que se respeten los tiempos de descanso pertinentes y que no sea completamente necesario desplazamientos hacia un centro o unidad de rehabilitación.

Este es un tema tremendamente destacado por los usuarios del programa debido a que en muchas ocasiones ahorrar tiempo es fundamental para alcanzar a cubrir todas las tareas diarias que competen el cuidado de los hijos.


  • El profesional conoce de primera fuente el entorno en el que vive el usuario, las barreras que debe afrontar en el día a día y puede generar una asesoría o acompañamiento de forma más precisa sobre cómo afrontar dificultades de manera más eficiente, facilitando el desarrollo de las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria.

También es un aspecto relevado por los usuarios del programa, quienes han apuntado que el o la profesional ha podido observar el ambiente y determinar las posibles barreras que hay en, por ejemplo, su casa. Esto facilita su superación y evita que lo que se practique en una consulta externa después no pueda seguir siendo replicado en el hogar.


  • Es un servicio integral que respeta la rutina de los usuarios.

Cada familia tiene sus labores cotidianas; tiempos y espacios que los niños y niñas deben respetar par mantener un orden en su día a día y vayan aprendiendo disciplina propia. La rehabilitación domiciliaria permite ejercer todo su beneficio sin importunar en esta dinámica interna.


  • El profesional puede generar instancias de educación no solo focalizadas en el usuario beneficiario, también en la familia y/o cuidadores, con objetivo de generar estrategias de cuidado compartidas e integrales.

Esto es esencial y ha sido en múltiples ocasiones destacado por los usuarios. Muchas madres de los niños con discapacidad que han sido beneficiados señalan que gracias a la rehabilitación domiciliaria del programa IRV ahora cuentan con herramientas para relacionarse con sus hijos de una mejor manera. Por ejemplo, ahora saben cómo jugar mejor con ellos y ellas y saben cómo revertir ciertas situaciones de dificultad comunicacional.


Dentro de la ejecución del Programa de Rehabilitación Infantil hemos podido recabar la experiencia de padres, madres o cuidadores de niños y niñas con discapacidad y en ella hemos podido constatar lo importante que es para ellos que los profesionales realicen las intervenciones en sus domicilios.



Hemos tenido testimonios de madres que por diversas razones no pueden llevar a sus hijos o hijas a un centro de rehabilitación por tiempo, trabajo o recursos. En este contexto el Programa de Rehabilitación Infantil ha sido una respuesta y una ayuda para ellos.



Él es Benjamín y ella su madre, Esmeralda.

Benja fue beneficiado por el Programa.


Te invitamos a seguir manteniendo el Programa de Rehabilitación Infantil a Domicilio del IRV con TODOS los beneficios que ya te mencionamos. Es una alternativa que permite avanzar decididamente hacia una sociedad más inclusiva para nuestros niños y ayuda enormemente a familias vulnerables que no han podido acceder a las terapias que sus hijos necesitan. Hoy esto se puede mejorar gracias a tu aporte. Puedes donar en el siguiente botón:



コメント


bottom of page