top of page

Lilian, beneficiada por rehabilitación infantil a domicilio "Solamente es ayuda para nuestros hijos"

La semana pasada comenzaron los tratamientos de fonoaudiología y kinesiología a domicilio, programa sostenido gracias a donaciones sociales y que apunta a beneficiar a un público infantil. Esta iniciativa ha tenido su financiamiento gracias a la enorme generosidad de cientos de personas que han hecho su aporte, ya sea por la vía digital de nuestro sitio web, o bien, a través de las alcancías que se han instalado en decenas de locales comerciales que han abierto sus puertas a la inclusión de niñas y niños que necesitan atenciones especializadas de salud y que por sus condiciones socioeconómicas, no podían acceder a estas. Es por su buena voluntad que esto hoy se lleva a cabo.



Lilian Ortega (36) es la madre de Liam Escobar (3), ambos, beneficiados por el mencionado programa. La semana del pasado 10 de enero, específicamente el miércoles 12, partió su terapia fonoaudiológica a domicilio. El tratamiento es para el pequeño Liam, quien presenta una situación de discapacidad. Según relata su mamá, Liam no habla, "solo balbucea", una condición que espera que se solucione con la fonoaudióloga Paula Abarca.


Lilian trabaja como cuidadora de adulto mayor y así pudo costear por su cuenta una terapeuta ocupacional, una profesional que también necesita Liam, sin embargo, el esfuerzo familiar no le daba como para contratar a una fonoaudióloga. Esto, sin mencionar que tuvo que pagar de forma privada un neurólogo que viera a su hijo.


Ella misma cuenta: "Esperando la atención pública, estuve 2 años a que lo viera un neurólogo. Hasta que dije que no podía dejar pasando más y saqué una hora particular, me costó juntar las lucas porque fueron 50 mil pesos una consulta, que lo viera el neurólogo (...) Al año del Liam, él no hacía cosas que mi sobrino, como por compararlo, mi sobrino sí lo hacía. Entonces dije: ´no, el Liam tiene algo´. Me fui al consultorio, saqué la interconsulta, esperando estuve 1 año que me llamaran del neurólogo. Ahora Liam tiene 3 años".


Fue mediante internet que Lilian logró llegar a postular al programa del IRV del cual es actual beneficiaria. Ella también nos cuenta un poco sobre la personalidad de Liam: "Él juega con todos y con todo, autos, pelotas. Le gusta pintar harto. Y el teléfono se lo sabe al revés y al derecho. Hiperactivo, súper. En sí es tranquilo el Liam".


En esta línea, Lilian expresa que la principal dificultad de convivencia que tiene con Liam es "El tema de la comunicación porque el Liam no habla. Balbucea nomás, pero sabe indicar las cosas, si quiere agua o leche, él sabe indicarlas, con su manito él me indica lo que quiere. Pasa en todos los ambientes, él así indica las cosas".


Por lo tanto, los tratamientos que necesita su hijo incluyen la fonoaudiología, terapia ocupacional, psicólogo, entre otros. Como se dijo anteriormente: "El Liam tiene terapeuta ocupacional, que eso se lo pago yo, y ahora que esto me salió esto gratuito que, ¡ay!, es un alivio la fonoaudióloga, que era lo que más necesitaba también, me había dicho el neurólogo", comenta Lilian.


Todo eso resulta clave, pues Liam necesitaba el tratamiento desde el año de vida. Lilian señala que todo se debe a los valores y el difícil acceso económico del conjunto de tratamientos y exámenes que se deben realizar: "Todo por temas de lucas, si tú no tienes lucas no puedes ayudar a un hijo. Uno tiene que tener lucas para estas cosas y más para estos niños que no hay una ley y nadie que los ayude. Ahora esta organización que nos está ayudando (IRV) que me alivia bastante el bolsillo, porque yo ahora estoy operada recién y tengo harto tiempo por delante para empezar a trabajar de nuevo".


"Me fracturé la tibia y el tobillo -continúa Lilian- y aparte me dio una trombosis en mi pierna. Estoy con anticoagulante. Lo bueno que todo eso me lo da el seguro por el tema de mi trabajo. Después, más adelante voy a seguir con el tema de los anticoagulantes porque esto es para siempre la trombosis".


A raíz de esta difícil situación Lilian explica la importancia de que nos comprometamos con la inclusión y donemos, para que así como ella y Liam tuvieron la oportunidad, otras familias puedan salir adelante:


- ¿Por qué es importante que donemos?

- Porque no es un dinero malgastado es para ayudar a los niños a realizarse mejor. Es una plata bien utilizada porque ayuda a los niños y a gente de bajos recursos a que el niño avance porque sin esa ayuda o soporte no se puede, si ellos lo dan, genial.

"Invito a todas las personas, a toda la comunidad que quiera apoyar a nuestros niños, que lo hagan, que aquí no es nada lucrativo, que solamente es ayuda para nuestros hijos, que lo necesitan mucho. Mucho, mucho, mucho", termina por señalar Lilian.

Comentarios


bottom of page