top of page

La exposición a sustancias tóxicas y las consecuencias para nuestra audición.

Las sustancias tóxicas son aquellas que pueden producir efectos nocivos cuando entran al organismo, las cuales pueden generar desde leves dolores de cabeza hasta convulsiones, pero ¿Cómo ingresan las sustancias tóxicas al organismo? Estas ingresan siguiendo una vía de absorción, la cual puede ser a través de la vía oral-digestiva, vía cutánea o dérmica y la respiratoria o inhalatoria.



Mujer operaria de una fábrica manipula el panel de control de una máquina. Además está con elementos de protección personal de seguridad del trabajo.
Es fundamental conocer cómo algunas sustancias pueden afectar negativamente nuestra capacidad auditiva.


¿Cuáles son los efectos de las sustancias tóxicas?


Los efectos pueden ser locales o generales, cuando son locales se limitan a la parte del cuerpo que estuvo en contacto como por ejemplo los ojos (dolor, enrojecimiento, lagrimeo, ceguera), piel (irritación, enrojecimiento, ampollas, quemaduras), vías respiratorias (irritación en el tracto respiratorio que puede generar tos, ahogo y lesiones en los pulmones) o los intestinos (lesiones en la boca, garganta, en la pared interna del intestino) y los efectos generales o sistémicos, pueden dañar más de un órgano (pulmones, oídos, piel) y a su vez ocasionar lesiones locales.


Como nos podemos dar cuenta nuestro cuerpo está expuesto a muchas sustancias tóxicas y según la exposición a ellas nos pueden generar daños permanentes.


La ASHA (Asociación Americana de audición, lenguaje y habla) define la ototoxicidad como una disminución de 20 dB o más en el umbral de audición de determinadas frecuencias, ya que generan cambios en las fibras nerviosas del equilibrio, la audición y las células encargadas de enviar la información al cerebro.


Estas sustancias las podemos encontrar en productos:


  • Productos Farmacológicos: existes medicamentos a los que se les atribuye una como reacción adversa algún grado de ototoxicidad y los que más se repiten en la literatura son: antibióticos aminoglucósidos (AAG), diuréticos, antineoplásicos y antiinflamatorios no esteroides (AINES).

  • Productos No farmacológicos: son aquellos a los que se puede estar expuesto en el ámbito laboral como extralaboral, de los cuales destaca el plomo, yodo, mercurio, arsénico, tabaco, alcohol, etc.


Sabemos que al leer esta información usted puede identificar algunas sustancias en los medicamentos que consume o que alguna vez consumió, pero el daño está sujeto al tiempo de exposición, la dosis y duración del tratamiento, por lo que le recomendamos visitar a su médicos si tiene dudas sobre los componente de algunos de los remedios que utiliza con regularidad o si sospecha de pérdida auditiva por la exposición a ellos, puede tomar hora para realizar un chequeo auditivo y así determinar si presenta o no hipoacusia por ototoxicidad.

תגובות


bottom of page