Hablemos del precio de los audífonos para sordera

La tecnología ha avanzado en todo lo que nos rodea y de ello no están exentas las prótesis auditivas; en épocas más antiguas se utilizaban objetos tipo cuernos de animales y trompetas para conseguir amplificar el sonido y luego de muchos años se comenzaron a fabricar audífonos con amplificadores y parlantes, que permitían conseguir una mayor amplificación y nitidez del sonido. Actualmente, podemos encontrar equipos digitales que se adaptan a diferentes dificultades auditivas.

La gran gamma de equipo auditivos hace que, al momento de cotizar, los usuarios encuentren diferencias de precios que van desde los 500 mil pesos a los 3 millones de pesos e incluso más, pero el valor de estos muchas veces no tiene relación con los resultados que se puedan obtener.





Para poder escoger un audífono es necesario considerar diferentes variables, tales como:


1. Diagnóstico: El grado de perdida auditiva se determina a través de un examen que se denomina audiometría y de acuerdo con ese resultado se escoge el audífono más idóneo para mejorar la audición del usuario. Este lo puede realizar sin costo, si tiene 55 años o más, en nuestros centros auditivos ubicados en Providencia y Valparaíso. Reserve aquí su chequeo.


2. Tinitus: Muchos usuarios se aquejan de sentir pitidos, silbidos y/o ruidos en sus oídos, pero para ello no hay medicamentos o tratamientos que lo eliminen. Una buena alternativa es optar por audífonos con enmascarador de tinitus, que lo que hacen es emitir un ruido blanco que ayuda a disminuir la intensidad del tinitus, obviamente ello hace que el valor sea un poco más elevado.


3. Económico: El factor económico es uno de los más relevantes al momento de escoger un equipo, ya que como se mencionó anteriormente, existen diferencias de precios abismantes y, por otro lado, más del 80% de los usuarios que necesita audífonos son adultos mayores, que reciben pensión y por ello no pueden comprar equipos tan caros.

Además de estas variables, el costo del audífono va a estar sujeto a las características propias de los equipos, tales como:


- Tamaño: Existen audífonos intracanales que van por dentro del conducto auditivo, lo que hace que sean invisibles y otros retroauriculares que se instalan por detrás del pabellón auditivo y luego se conectan al CAE.


- Canales: Los canales en términos simples nos permiten generar diferentes ganancias dependiendo del tipo de frecuencia que queramos trabajar, ayudando a que el profesional pueda realizar ajustes más finos y también mejorar las necesidades auditivas del usuario. Por lo tanto, mientras más canales tenga mucho mejor será la calidad del sonido.


- Tipo de carga: La mayoría de los audífonos del mercado utilizan pilas para funcionar, pero también existen otros que se cargan a través de un cable USB lo que hace que sean más caros y con mayores cuidados.


¿EL AUDÍFONO MÁS CARO ES EL MEJOR?


Ahora, respondiendo a la pregunta que nos hacen siempre los usuarios ¿El audífono más caro es necesariamente el mejor?.... La respuesta es no, ya que todo depende del grado de pérdida auditiva, si tiene o no tinitus y si necesita para uno o ambos oídos.


Por ejemplo, una persona con una pérdida auditiva moderada fácilmente podría utilizar equipos básicos de 2 canales, con lo que mejorará la discriminación auditiva, podrá localizar mejor el sonido, reconocer el ruido ambiental, etc.


Entonces, por muy elevado que sea el precio de un audífono, no nos asegurará que