Tecnologías de Apoyo para la inclusión laboral: eficiencia y simpleza

Cuando hablamos de inclusión laboral es importante tener en cuenta que en ocasiones es necesario realizar algunos ajustes para que el colaborador pueda desempeñarse de la mejor manera en su puesto de trabajo; es decir, se realizan modificaciones para que la persona con discapacidad pueda gozar de las mismas oportunidades laborales que cualquier otra persona.


Estas adaptaciones no implican necesariamente grandes costos, de hecho, se utiliza el concepto de “ajustes razonables”, el cual está definido en la Ley N.º 20.422 como las “medidas de adecuación del ambiente físico, social y de actitud a las carencias específicas de las personas con discapacidad que, de forma eficaz y sin que suponga una carga desproporcionada, faciliten la accesibilidad o participación de una persona con discapacidad en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos”.


Por lo tanto, lo que se busca es que se realicen los ajustes pequeños, que a largo plazo se reflejarán en mejorar las oportunidades de las personas con discapacidad para conseguir un empleo, mantenerse y poder progresar en él. Es importante tener en cuenta que no es un gasto sin justificación, sino que es un derecho para el trabajador y es obligación del empleador brindar este derecho.

Algunos ajustes razonables tienen que ver con adaptaciones del entorno físico: instalar una baranda o una rampa de acceso, cambiar un puesto de trabajo del segundo al primer piso, reorganizar el mobiliario, etc. Otros están enfocados en cambios no tangibles, tales como flexibilizar horarios, reducir los ruidos ambientales, entregar las instrucciones de forma escrita. En esta ocasión, nos centraremos en las tecnologías de apoyo para las discapacidades sensoriales, las cuales estarán enfocadas también a promover la independencia y autonomía.


Cuando hablamos de tecnologías de apoyo de forma genérica, nos referimos a cualquier dispositivo que es utilizado para mantener o mejorar la funcionalidad de las personas con discapacidad. Estas, orientadas a las discapacidades sensoriales, tanto auditivas como visuales, cada día toman más relevancia y se vuelven más conocidas; además, es importante mencionar que se utilizan de forma transversal en las diferentes etapas de la vida. Sin embargo, profundizaremos principalmente en aquellas que se utilizan en el ámbito laboral. Estas tecnologías se traducen en un apoyo para mejorar la calidad de vida de las personas, así como también su acceso al empleo, disminuyendo la brecha digital que existe, facilitando así el acceso a la información y comunicación.


Hoy en día la tecnología nos rodea a todos; existe una gran cantidad y variedad de dispositivos, páginas web y aplicaciones a nuestro alcance, y las personas con discapacidad no están exentas de esto, de hecho, muchas utilizan algún recurso tecnológico en su diario vivir. Como ejemplo de esto tenemos las aplicaciones de celular o instrumentos y herramientas computacionales; estas le permiten mejorar su calidad de vida y autonomía personal.


Algunas tecnologías de apoyo para personas con discapacidad visual son: utilizar pantallas de computador más grandes, lupas aumentativas, lectores de pantalla, impresiones en braile, etc. Las personas con discapacidad auditiva suelen apoyarse mediante mensajes escritos por aplicaciones de chat como Whatsapp o Messenger, videos subtitulados, modificaciones de sonido en el computador o teléfono, reloj o bandas inteligentes con vibración como despertador, etc.


Los sistemas operativos de los computadores suelen tener algunas características de accesibilidad integradas. Por ejemplo, es posible ajustar el tamaño del texto, modificar el contraste de colores, modificar los diseños y colores del cursor (mouse) para que sea más visible, cambiar la paleta de colores de la pantalla; además incorpora algunas herramientas como:


- Lupa: Permite ampliar una parte de la pantalla o la totalidad de esta, permitiendo que la persona pueda observar palabras y/o imágenes de mejor forma.


- Narrador: Consiste en un lector de pantalla, es decir, transformará a audio todo el texto que se encuentre visualizado en el computador.


- Fuentes para evitar la congestión visual: Se facilitan fuentes de texto como Calibri y Sitka Small, diseñadas para percibir de mejor manera letras, números y símbolos, agregando espacio adicional entre cada carácter.


- Audio Mono: Se puede transformar el sonido estéreo a mono, permitiendo a las personas con ciertos tipos de discapacidades auditivas escuchar mejor.


Es importante tener en cuenta que estas tecnologías no suelen ser nuevas para las personas con discapacidad, ya que están al tanto de sus necesidades y conocen estos softwares que favorecen su desempeño, por lo tanto, la integración de este tipo de herramientas en un puesto de trabajo, no debería ser un proceso complejo, sino que una instancia de aprendizaje para el empleador y la empresa.

Nosotros en el área de inclusión laboral de ONG IRV procuramos conocer qué tipo de tecnologías de apoyo manejan los usuarios al momento de realizar la evaluación de perfil laboral; así como también, consideramos si es posible implementar alguna de estas herramientas en cierta vacante cuando realizamos el análisis de puesto de trabajo (APT). Además, al momento de realizar la jornada de sensibilización con la empresa se mencionan estas adaptaciones, recalcando que no implican grandes costos, sino que principalmente importa la disposición que tengan de aprender y volverse una institución más inclusiva, pudiendo evidenciar los beneficios que conllevan estos cambios para las personas con discapacidad.