• IRV

¿Qué tipo de empleo puedo ofrecer a una persona en situación de discapacidad?


Las personas en situación de discapacidad representan aproximadamente el 15 % de la población mundial. De los cuales, el 80% está en edad de trabajar. Sin embargo, como bien es sabido, dicha población cuenta con restricciones en la participación en el área laboral. Esta restricción está dada ya sea por la poca o escasa accesibilidad disponible en el mercado e incluso hasta por la discriminación por parte de las empresas (OIT).


Si usted dentro de su empresa desea ofrecer un trabajo para personas en situación de discapacidad, debe comprender qué se entiende por Inclusión laboral.


La inclusión laboral, es un proceso que permite el acceso de la población con discapacidad a empleos productivos con condiciones laborales “favorables o adecuadas” sin distinción. Es muy importante que el futuro empleador tenga claridad en que NO necesita inventar un puesto de trabajo para poder incluir a una persona con discapacidad en su empresa. Con esto, solo logran menospreciar las capacidades que puedan poseer dichas personas. Se les deben otorgar las mismas posibilidades que a todas las personas.


Es común encontrarnos con que se creó un puesto de “LLAVERO”, en donde las funciones de la persona se reducen a trasladar un manojo de llaves, para cuando sean necesarios, en definitiva su labor se reduce a estar paseándose con un manojo de llaves para cuando sea necesario. ¿Se imaginan lo que puede sentir una persona? ¿Fueron realmente consideradas sus capacidades?. Es importante poder ampliar la visión respecto a las personas con discapacidad, dejarlas de ver como sujetos poco productivos, y con pocas aptitudes para desarrollarse laboralmente.



Si bien, los tipos de discapacidad conllevan a distintos tipos de “limitaciones”, es importante no quedarnos con aquellas limitaciones que presente la persona, sino con las habilidades con la que cuenta para poder desarrollar al máximo su potencial. A continuación presento algunas recomendaciones generales a considerar respecto a tipos de trabajo que podría desarrollar una persona de acuerdo al tipo de discapacidad y algunos ejemplos para cada uno.


· Discapacidad Física: La discapacidad física se caracteriza por las limitaciones en la actividad motora; disminución parcial o total de la movilidad de uno o más segmentos corporales. Lo que se traduce en la restricción en aquellas tares que impliquen alta demanda motora o simplemente el poder desenvolverse en un ambiente poco accesible.

- Sugerencias: El principal factor a considerar es la accesibilidad del recinto. Los espacios de deambulación, las escaleras, los baños, estacionamientos, mobiliario etc. Por otro, lado las tareas a ejecutar. Considerar aquellas labores que no impliquen mayor esfuerzo físico, como subir y bajar escaleras de manera constante, cargas de peso, adoptar posiciones distintas al estar sentado o de pie, actividades bimanuales de precisión, actividades en planos sobre el piso, traslados en tramos largos, mantenerse de pie durante periodos extensos durante la jornada.

Ejemplos de cargos: administrativos, teleoperador, cajero, atención al cliente, cobranza, callcenter, seguros, conserje, venta, digitador, RRHH, Marketing, contabilidad, recepcionista, etc. (Dependerá de grado de discapacidad y formación académica)


· Discapacidad Intelectual: Se manifiesta principalmente en limitaciones en la adquisición de habilidades que la persona para funcionar en su vida diaria y a partir de estas responder a las demandas del ambiente. Las principales características que se identifican son; área conceptual (memoria, matemáticas, lenguaje, lectura, escritura), área práctica (salud, cuidado personal, seguridad, organización de tareas), Área social (conciencia de los pensamientos y sentimientos de los demás, habilidades interpersonales, realidad social, etc.). Es importante mencionar que hay niveles de discapacidad intelectual; leve, moderada, severa. No todas las personas presentan las mismas características.

- Sugerencias: Al ofrecer un trabajo es importante considerar las actividades que este implica, y si la persona realmente podrá cumplir con todas esas demandas. Considerar que la persona en el cumplimiento no deba resolver problemas o tomar decisiones importantes. Idealmente contar con apoyo dentro del área, con la finalidad de que la persona pueda pedir ayuda cuando la necesite. Dar la posibilidad de utilizar elementos de apoyo como una libreta, una grabadora o un teléfono celular si se requiere tomar nota o recordar las tareas. Siempre será de utilidad utilizar apoyo visual, ya sea para indicar las tareas diarias, los nombres de las jefaturas y donde encontrarlas para la resolución de dudas o pedir permisos, las medidas de protección, etc.