top of page

¿Por qué aún es importante que sigamos avanzando en la inclusión laboral en Chile?

La ley de inclusión laboral (21.015) que entró en vigencia el 1 de abril del 2018, ha significado todo un cambio en el mercado laboral, permitiendo que las personas con discapacidad (PcD) tengan cada vez más participación en el mundo del trabajo. Sin embargo, esta situación ha facilitado que se pongan de relieve algunas brechas que tiene esta población para su inclusión y permanencia en el trabajo.


En este sentido, desde IRV podemos mencionar algunas barreras que nos parecen relevantes, tales como:

- Las brechas de accesibilidad en los diversos puestos de trabajo, no solo de accesibilidad física sino que también sensorial y cognitiva, que afectan principalmente a las personas con discapacidad auditiva, visual y física con movilidad reducida.


- Las brechas educacionales que tienen las PcD, situación expuesta previamente con los resultados de la ENDISC II (2015), que nos dicen que el 23,4% de esta comunidad tiene educación media completa y el 9,1% tiene educación superior completa, esto incide directamente en la obtención de un trabajo.


- Las brechas de experiencia laboral, lo cierto es que en Chile para que las PcD pudieran ingresar al mundo del trabajo se tuvo que promulgar una Ley que obligará a las empresas a contratar, anterior a esto el acceso al trabajo era muy bajo, tan así que, que según cifras de la ENDISC II un 57,2% de esta población se encontraba inactiva laboralmente, siendo aproximadamente 1.488.576 personas.


Si analizamos los resultados de la implementación de la Ley, según los datos de Servicio de Impuestos Internos (SII) y la Dirección del Trabajo (DT) la variación porcentual de personas con discapacidad que se encuentran con relación laboral vigente en el periodo entre 2019 y 2021, tenemos que la variación en el año 2019 llegó al 67,5% de más trabajadores con discapacidad respecto al año anterior, lo que se explica porque básicamente es el primer año desde la implementación de la Ley 21.015.


En tanto, el año 2020 la variación llegó 5,4%; tal diferencia se explica por la irrupción de la pandemia del COVID 19 y el consecuente periodo prolongado de cuarentena. El 2021 llegó al 15,2%, mostrando cierta recuperación respecto al periodo anterior.


Ahora bien, si nos centramos en los cargos que desempeñan las PcD, obtendremos que la mayoría fijan contratados en puestos operativos como auxiliares de aseo, guardias, operarios, casino y cocina, bodegueros y reponedores, todo lo anterior, según cifras entregadas la empresa Randstad.


En segundo lugar, vienen los cargos administrativos como secretarias, recepcionistas, analistas, especialistas y cajeros. En tercer término, vienen los puestos profesionales de todo tipo. En última instancia están los trabajos comerciales, como ejecutivo de ventas, vendedores y call center.


A pesar de que esta nueva ley ha tenido un impacto considerable en el mundo laboral, aún hay razones por las cuales no se cumple. Esto bajo ningún caso debe movernos a demonizar a aquellas empresas que debieron realizarlo, sino que debe darnos nuevos parámetros de análisis para que conjuntamente entre todas las entidades involucradas en el proceso se pueda gestionar una mejor ejecución.


Algunas de las principales casusas del no cumplimiento de la Ley 21.015 son:

- La falta de candidatos/as.

- Las brechas educativas que experimentan las personas con discapacidad.

- Las empresas no han abierto vacantes.

- La falta de conocimiento en los procesos de reclutamiento.

- Procesos de selección poco accesibles.


Desde un punto de vista institucional, podemos señalar que la ley 21.015 es un aporte para la inclusión laboral de las personas con discapacidad y como cualquier otra ley necesita ser evaluada constantemente para ver si necesita modificaciones que mejoren su impacto.


En IRV entendemos esto y buscamos apoyar a las empresas que necesitan cumplir con la Ley 21.015, para ello contamos con una metodología de trabajo que facilita los procesos de reclutamiento, análisis de puesto, sensibilización para que los trabajadores valoren la diversidad e inclusión en la empresa y seguimiento de los trabajadores con discapacidad colocados.


No solo además también tenemos programas que capacitan a las personas con discapacidad dentro del puesto de trabajo, mejorando su adaptación y por ende su permanencia. Invitamos a las empresas a enterarse de nuestro trabajo y contactarnos.


Comments


bottom of page