top of page

Hablemos sobre la otitis: ¿me puede causar pérdida auditiva?

Cuando entrevistamos a nuestros usuarios de los centros auditivos y comenzamos a indagar cómo comenzó su pérdida auditiva, muchos refieren haber tenido una otitis que no fue bien tratada, derivándose en el tiempo en una hipoacusia. A veces, las condiciones par acceder a servicios de fonoaudiología en antaño eran vagas por no decir inexistentes, sumando el factor de que en muchas familias se usaban "viejas técnicas" para curar estas enfermedades que no hacían más que acentuar el daño.


¿No me cree? Bueno, le dejo esta entrevista que hicimos en IRV donde una usuaria cuenta cómo su mamá le echaba aceite caliente por el oído cuando estaba enferma.


Entonces, es normal que los usuarios nos digan frases como: "Lo que pasa es que a mí a los 4 años me dio una otitis que no fue bien tratada, imagínese en ese tiempo no había nada de este estilo y uno tampoco sabía". Pero...¿Es realmente la otitis una causa que provoca pérdida auditiva? Bueno, a continuación vamos a repasar este tema cuidadosamente para darle una respuesta.


¿Qué es la otitis?

Primero lo primero. Definamos de lo que estamos hablando. La otitis es una infección que se produce a nivel de oído medio, que es esto:

Foto: www.kidshealth.org


Esta infección se origina por agentes virales o bacterianos y generalmente se presenta en menores de 3 años por la mayor probabilidad de padecer resfriados o infecciones en las vías respiratorias altas.


Cuando ocurre una infección se obstruye el drenaje del oído medio (tuba auditiva) acumulando secreciones de este y por ende, se crea un espacio de cultivo para las bacterias. En otras palabras, se inflama el oído medio que se encuentra en la parte posterior del tímpano.


Dependiendo de cómo avanza la enfermedad, puede desencadenar la secreción de líquido en la región del oído medio, denominada en este caso: otitis media seromucosa. Por otro lado, el líquido puede ser seroso (fluido, similar al agua), mucoso (viscoso) o purulento (pus).


En verdad, existen varios tipos de otitis; obviamente, cada una con distintas características, pero la más común es la Otitis Media Aguda (OMA). Echemos un vistazo a cada una de ellas de manera breve para hacernos una idea de cómo funcionan.


Tipos de Otitis

1.- Otitis externa: Se genera una infección en la piel del conducto auditivo por bacterias, lo cual suele generar dolor, picazón y secreción. En un 90% de los casos su origen (etiología) es bacteriana y se denomina otitis externa difusa u oído del nadador. La frecuente confusión de otitis externa con otitis media aguda (OMA) enlentece la mejoría del paciente y lleva al uso inadecuado de antibióticos orales.


2.- Otitis media aguda (OMA): Es la más común y generalmente se asocia a cuadros catarrales (semejante a un resfrío común) de las vías respiratorias altas, en donde se presenta una inflamación en el conducto auditivo. Esto genera dolor, y en casos severos, podría producir supuración o la perforación de la membrana timpánica.


Aproximadamente el 70% de los niños han tenido algún episodio de otitis media. Afecta a todos los grupos de edad pero es más frecuente es el comprendido entre los 0 y los 7 años. Las personas señalan como síntoma que el oído infectado duele y además es posible notar que el tímpano está enrojecido y prominente. Los lactantes muestran malestar o problemas para dormir como únicos síntomas. En cambio, en niños pequeños aparecen síntomas como fiebre, náuseas, vómitos y diarrea.


En algunas ocasiones, el tímpano abombado se rompe, y provoca la salida de pus por el oído. Si la infección se propaga, puede sufrirse un fuerte dolor de cabeza, confusión o alteración de la función cerebral.


3.- Otitis media Serosa: Se produce una acumulación de moco por un estado catarral, lo que trae consigo una alteración en la presión del oído medio. En el examen clínico podemos apreciar que la membrana tiene un aspecto opaco amarillento, por la acumulación de moco en la caja.


La mayoría de las veces se presenta de forma asintomática, siendo descubierta de forma casual, o en el seguimiento tras una otitis media aguda. El síntoma más comúnmente referido es la hipoacusia, que se instaura de forma lenta y progresiva de modo que pasa desapercibida tanto para el paciente como para sus padres y educadores, retrasando el diagnóstico.


En el caso de los niños suele ser manifestada como disminución de la atención o del rendimiento escolar, o cambios en el comportamiento. Varios estudios demuestran que la pérdida auditiva es menor en los niños de menor edad.


4.- Otitis media crónica simple (OMCS): Hace referencia a usuarios que han presentado reiterada otitis a lo largo de su vida. En la evaluación, se pueden apreciar placas de calcificación, como respuesta o en su intento por regenerarse de esas agresiones.


5.- Otitis media crónica colesteatomatosa (OMCC): Los colesteatomas son quistes que se generan detrás del tímpano. Su causa más frecuente son las otitis crónicas prolongadas. Esta otitis suele considerarse como una de las más dañinas, por el carácter evolutivo que presenta y porque si no se trata a tiempo puede llegar a generar complicaciones graves como, por ejemplo: una meningitis, parálisis facial, mastoiditis, etc.


¿Cómo me puede dar una otitis?

Para comprender esto, debemos hablar de la trompa de Eustaquio, una estructura que une el conducto auditivo con la nasofaringe, para así drenar los líquidos en el oído medio. Cuando esta trompa se ve bloqueada, las bacterias comienzan a crecer y se pueden generar las llamadas otitis, por lo tanto, las causas más comunes de una otitis son:

· Resfriados

· Infecciones sinusales

· Alergias

· Infección o agrandamiento de adenoides

· Exposición a piscinas, ríos o lagos contaminados.


¿Qué consecuencias puede traerme la otitis?

Y llegamos al momento de la verdad. Como dijimos al principio de esta nota, muchos usuarios en su historial señalan haber sufrido múltiples otitis a lo largo de su vida y que esto les provocó la pérdida auditiva, ¿es esto cierto?


Sí, es cierto ¿Por qué? Porque cuando las otitis no son tratadas a tiempo, estas pueden ir empeorando y con ello apareciendo nuevos síntomas, que tienen relación con el daño que se va generando en el oído medio.


De hecho, una de las causas más frecuentes de pérdida auditiva es haber sufrido reiteradas otitis en la infancia, puesto que al no ser tratadas adecuadamente van alterando parte del oído medio y en etapas posteriores llegan al oído interno. Por eso, es importantísimo tratar como corresponde la otitis y a la más mínima sospecha de que hay un problema auditivo RESERVE UN CHEQUEO. En nuestros centros auditivos (Valparaíso y Providencia) este examen NO tiene costo.


¿Cómo cuidarme en caso de otitis y cómo prevenirla?

Si bien es imposible nunca enfermarnos, sí podemos prevenir que esto ocurra. Y una medida para hacerlo es el lavado frecuente de manos, uso de mascarilla cuando tenemos algún cercano enfermo o evitar el contacto con la persona afectada. Son recomendaciones básicas, pero efectivas.


Como esta patología se da más en la primera infancia, los expertos recomiendan que esta población sea vacunada cuando corresponda y que no se abuse de los antibióticos, ya que el uso constante genera una resistencia, impidiendo su efectividad. Otra medida de protección es fomentar la lactancia materna debido a que es la mejor manera de transmitir defensas a los niños, y por ende tienen menos probabilidad de enfermarse y cuando lo hacen, tienen una recuperación más rápida.


También, podemos evitar exponer nuestros oídos a aguas contaminadas como lo son las piscinas, lagos, etc. o si lo hacemos utilizar tapones para evitar el ingreso de las bacterias.


Ahora bien, si usted tiene antecedentes de generar otitis en determinados períodos del año, debe estar alerta cuando presente algún síntoma de ello e inmediatamente ponerse en contacto con su médico tratante para comenzar el tratamiento de manera precoz y de ese modo prevenir que esto empeore.

En IRV estamos dispuestos a colaborar en el diagnóstico oportuno de una hipoacusia por otitis a reiteración, por lo que, si tienes sospecha o sólo quieres realizar un chequeo preventivo ¡no dudes en contactarnos!

bottom of page