top of page

Cómo podemos cuidar de nuestros oídos: Qué hacer y no en 10 consejos fáciles

El oído tiene un rol muy importante en nuestra vida; es el encargado de captar y percibir todos los sonidos que nos rodean. Es un órgano delicado y sensible que debemos cuidar para mejorar nuestra calidad de vida. Protegerlo de elementos y de posibles agresiones externas nos ayudará a mejorar nuestra salud auditiva y por ende, nuestra salud global. Pero ¿sabemos realmente cómo cuidar de nuestros oídos?

La mayoría de nosotros hemos acudido a la consulta de un dentista o de un médico para revisar la salud de nuestro cuerpo. Sin embargo, no muchas personas se han revisado los oídos o se han realizado un chequeo auditivo a menos que presente algún tipo de síntoma especifico, como pueden ser dolor, picazón o sentir que ya no escucha como antes. Es por esto que debemos tener conciencia de la importancia de nuestra audición y al notar síntomas, acudir a un especialista como un fonoaudiólogo/a.


A continuación, le vamos a mencionar algunos consejos generales a tener en cuenta para que pueda cuidar sus oídos y audición, poniendo énfasis en lo que puede o no realizar.



QUÉ COSAS PODEMOS HACER

1) Si presenta dolor de oídos persistente, secreción del oído, inflamación o cualquier otro problema del oído, consiga ayuda de un profesional de la salud especializado en audición.


2) Limpiar solo la parte más externa del oído con una toalla o gasa. Nunca introducir objetos extraños para su limpieza ni rascado, como por ejemplo, los famosos cotones o bastoncitos. Al emplearlos corre el riesgo de que se forme un tapón de cerumen al ir empujando con este objeto la cera que tiene dentro de su oído e incluso casos más complejos se puede perforar el tímpano.


3) Ayude a los niños y adultos con el cuidado y mantenimiento de sus audífonos o implantes. Muchas veces nuestros abuelos o papás usan audífonos para sordera y les cuesta habituarse. Es importante recordar su uso, así como también su limpieza. Por otra parte, también es importante que lo apague durante la noche mientras no los usa. Todo este tipo de detalles contribuyen enormemente a que el audífono para sordera tenga mayor vida útil al igual que la íla que se este utilizando.


4) Cuidar especialmente tus oídos en resfríos, infecciones o alergias. Esto es fundamental. Un gran número de adultos mayores que vienen a nuestros centros y que tienen pérdida auditiva, han tenido otitis durante su niñez que nunca fueron correctamente tratadas. No lo tome a la ligera, siempre chequéese al tener este tipo de infecciones, sobre todo, al pasar su sintomatología.


5) Si trabaja con ruidos fuertes, utilice tapones o cascos con auriculares aislantes del sonido. Estos elementos de protección auditiva ayudan a que nuestra audición no se vea dañada por sonidos demasiado intensos. Le recomendamos muchísimo este articulo que desarrollamos acerca de la Seguridad Auditiva en el Trabajo, para que quede 100% informado de cómo opera este tema en nuestro pías.


6) Secar bien los oídos después de bañarte en casa o en la piscina. Esto es una práctica imprescindible para evitar la humedad en el conducto auditivo y de posibles infecciones como también traspasar la humedad al audífono y dañarlo. Hágalo usted, pero también fíjese bastante en los niños y niñas.


7) Evitar los golpes en cabeza u oídos. En caso de golpe o traumatismo directo en la zona del oído se recomienda consultar con un especialista lo antes posible. Sobre este tema, hay casos muy preocupantes y trágicos, pero que evidencian la gravedad de este tipo de lesiones. En este sentido, nos gustaría compartir con usted la historia de don Segundo Silva, quien fue asaltado y golpeado en su cabeza, causándole una pérdida auditiva muy compleja.


8) Solo aplique en sus oídos los medicamentos que le haya recetado el médico. Lamentablemente, en nuestra cultura tenemos muy arraigado automedicarnos con pastillas e incluso con antibióticos sin consulta previa con un médico. Esto es realmente complejo. Los efectos secundarios que puede tener un determinado fármaco no son una broma ni se deben tomar a la ligera. Siempre averigüe con un especialista antes de hacerlo.


9) Realizar test auditivos preventivos por lo menos una vez al año para evaluar como se encuentra tu audición, sobre todo si existen factores de riesgo (antecedentes familiares, infecciones recurrentes, exposición a ambientes ruidosos, etc). Por favor, tenga siempre en cuenta que en ONG IRV contamos con el chequeo auditivo o audiometría SIN COSTO. Puede reservar aquí.


10) En el caso de personas mayores de 50 años es recomendable realizar una revisión auditiva, ya que a esta edad puede empezar a presentar pérdida de audición por vejez. Puede ser un poco tabú hacérselo, pero peor es comenzar a quedar aislado de las conversaciones por no escuchar bien. Asumir este tema no es fácil, por es dejamos con usted una nota donde abordamos 5 mitos y recelos sobre el uso de audífonos para sordera.


También usted puede orientarse más en esta nota donde hablamos sobre el miedo a ir al fonoaudiólogo. Es común y por más vergüenza que nos dé, no nos puede paralizar. Lo peor es negarse ante la realidad.


QUÉ COSAS NO HACER

1) NO introducir nada en el oído. No introduzca cotonitos, palillos, varillas ni ningún tipo de objeto para retirar el cerumen de sus oídos. Se lo señalamos anteriormente, pero queremos ser sumamente enfáticos.


Recuerde que el oído produce cerumen para protegerse y mantenerse limpio. Nunca se deben utilizar cotonitos para la limpieza regular, ya que pueden empujar el cerumen más adentro y dañar el tímpano. Además, en ocasiones el algodón puede quedarse dentro, como un cuerpo extraño.


2) Ante la presencia de un cuerpo extraño en el oído NO intentes sacarlo. Acuda con un especialista.


3) NO trate ninguna afección de los oídos con remedios caseros.


4) Evitar la automedicación. Es importante saber que el uso indiscriminado de medicamentos, tanto de uso local (gotas en los oídos) como por vía oral, puede ser perjudicial para los oídos, como es el caso de los antibióticos, que pueden ser tóxicos para el oído interno y además generar resistencias microbianas.


5) No aplique sustancias en el oído sin prescripción médica.


6) NO escuche ruidos ni música muy fuerte por largos períodos ya que esto puede causar pérdida auditiva. Cuando escuche música en un dispositivo de uso personal, mantenga el volumen por debajo del 60% del máximo, haga descansos frecuentes y limite el tiempo de escucha.


Si somos conscientes de la importancia de nuestra audición no nos costará poner en práctica estos sencillos consejos. Tanto el cuidado del oído como las revisiones periódicas son la mejor forma de prevención.


Comments


bottom of page