Derribando estereotipos: 10 mitos acerca de las personas sordas
  • IRV

Derribando estereotipos: 10 mitos acerca de las personas sordas

Actualizado: mar 24


La visión cultural que existe hacia las personas con sordera está lleno de mitos, de confusiones y desconocimientos. A través de un breve recorrido histórico acerca de las creencias sobre este colectivo encontramos que:



En el Antiguo Egipto se afirmaba que cuando el vientre de la madre embarazada estaba demasiado bajo era porque su hijo iba a ser sordo. Además, los Griegos y Romanos consideraban al sordo incapaz de recibir educación. Hipócrates, Herodoto o Aristóteles, fueron pensadores que afirmaban que el desarrollo intelectual de las personas sordas era imposible. Esto condujo a que se les prohibiera por ley comprar, vender, heredar y no podían contraer matrimonio. Posterioriomente, en la Edad Media se consideraban a las personas con sordera como seres embrujados. Fue en esta época en la que las órdenes religiosas intentaron encontrar un remedio para la sordera con métodos estrafalarios y, en ocasiones, crueles. En el siglo XII, el Papa Inocencio III permite el matrimonio entre personas sordas (y entre sordos y oyentes) porqué entendió que podían dar su consentimiento con la cabeza.



Usted puede pensar que el mundo ha cambiado para mejor. Sin embargo, aún en el Siglo XXI, existen creencias erróneas que siguen extendidas en la sociedad:



Mito #1: "El sordo es mudo"


La sordera y la mudez son dos diagnósticos completamente distintos. Muchos sordos pueden hablar. La diferencia es que no han aprendido a utilizar la lengua oral debido a la incapacidad de recibir estímulos auditivos y replicarlos según el idioma predominante en donde se desenvuelven; por esto, evite usar el término "sordomudo", ya que es incorrecto y alude a un mito.



Mito #2 "El sordo no escucha, pero sabe leer y escribir"


La audición, lenguaje, escritura y lectura son distintos procesos, aunque todos ellos están íntimamente ligados. Si la persona tiene disminución de la audición, su escritura, lectura y lenguaje pueden ser desarrollarse. Sin embargo, la premisa principal es que un sordo difícilmente tendrá el mismo nivel de lectoescritura de un oyente dado que al no oír no ha aprendido a tener una adecuada sintaxis.



Mito #3 "Si me aprendo el alfabeto puedo comunicarme con un sordo"


Si pudiera calificar entre los mitos más comunes y absurdos, éste se ganaría el premio. El usar el alfabeto manual para formar palabras es exactamente lo mismo que si las escribieras.



Mito #4 "Todos los sordos saben leer los labios"


La lectura labial es una habilidad compleja que precisa de múltiples factores por lo que no todos los sordos son buenos labio-lectores o no lo son en todos los casos y circunstancias. Esto depende de que tanta educación haya recibido el sordo. Pero, en general, el sordo no lee los labios como nosotros pensamos que los leen. Algunos entienden algunas palabras, pero no tanto como el cúmulo de frases y oraciones que un oyente usa.



Mito #5 "El nivel de aprendizaje del Sordo es menor al de un oyente"


La capacidad cognitiva de un sordo y un oyente es la misma. Esta falsa creencia es común y aceptada por muchos, porque nuestro mundo está hecho mayormente para oyentes. Por lo tanto, si en la escuela el sordo es el que saca las peores calificaciones, algunos deducen que tienen bajo coeficiente intelectual o que éste está reducido. Esto es tan absurdo como poner a un pez a trepar un árbol o una serpiente a romper un coco. La persona sorda tiene la plena habilidad para realizar múltiples tareas pero el mundo limita esa capacidad haciéndole todo más difícil.



Mito #6 "La lengua de señas es la misma en todo el mundo"


Cada país cuenta con su propia lengua de señas, todas difieren una de la otra, aunque existen países que tienen tendencias muy similares por las raíces que se tienen.



Mito #7 "En la lengua de señas, lo más importante es el movimiento de las manos"


La lengua de señas es un cúmulo de varios aspectos siendo el más importante la gesticulación facial en conjunto con el lenguaje corporal. Éstos dos aspectos hacen más del 50% del mensaje comunicativo en lengua de señas.



Mito #8 "Los aparatos auditivos resuelven el problema de la sordera"


Un número importante de personas sordas tienen dificultades, aun mediante el uso de audífonos para sordos. El uso de audífonos debe ser evaluado por un Fonoaudiólogo y un Otorrinolaringólogo. Una rehabilitación temprana y apoyos sociales adecuados mejorará significativamente la calidad comunicativa y de vida en las personas sordas.



Mito #9 “Las personas sordas no pueden conducir”


Las personas sordas sí pueden conducir en ciertas ocasiones, pese a las barreras de acceso a la información y falta de adaptación en los servicios de auto escuelas. Sin embargo, la evaluación de posibilidades debe ser minuciosamente realizada por el equipo de rehabilitación.



Mito #10 “Todas las personas sordas usan la lengua de signos


En este caso dependerá del contexto familiar, social y cultural en el que se haya desarrollado la persona sorda. Hay quienes aprenden la lengua de signos, otros aprenden la lengua oral y quienes desarrollan sistemas o códigos alternativos de comunicación.





Autora

Catalina Calvo , Terapeuta Ocupacional.

Programa de Inclusión Laboral, IRV