top of page

ARTROSIS: UNA CONDICIÓN DOLOROSA PARA TOMAR CONSCIENCIA

Hoy desde el IRV tocaremos un tema que afecta a cientos de chilenos y chilenas, una condición que se presenta predominantemente en mujeres, sobre todo, desde los 50 años en adelante y que de no tratarse adecuadamente, puede generar serias consecuencias en la calidad de vida, sin mencionar que se encuentra asociada a otras afecciones. Hoy tomaremos consciencia de la artrosis.


La artrosis es una enfermedad articular degenerativa que ataca al cartílago articular, hueso y tejidos blandos que rodean la articulación. Se encuentra en el conjunto de enfermedades reumáticas y, dentro de esta clasificación, es un tipo de artritis.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la artrosis es una patología que afecta la calidad de vida de la población, y que hasta el 2020, más de 579 millones de personas a nivel mundial la padecen. Las estadísticas mundiales nos dicen, que más del 50% de la población mayor de 60 años, estaría diagnosticada o podría padecer artrosis. En tanto, según cifras del Ministerio de Salud (MINSAL), Chile es el tercer país de Latinoamérica con más incidencia de artrosis, estimándose que más del 50% de la población mayor a 50 años presenta la patología en alguna articulación relevante, valga decir cadera o rodilla. La artrosis es la principal causa de deterioro en la movilidad, siendo más prevalente en personas de sexo femenino.


La Artrosis puede afectar diferentes articulaciones como la cadera y rodilla siendo estas dos las más prevalentes, sin embargo también puede afectar manos, principalmente dedos, pies, tobillo y columna vertebral con más mayor incidencia en su segmento lumbar, incluso también se han visto casos de artrosis de la articulación temporomandibular (mandíbula).


La artrosis produce dolor crónico, problemas de movilidad y repercute directamente en la autonomía de la persona que la padece con el deterioro psicológico que ello supone. La tarea más cotidiana puede convertirse en un gran obstáculo para afrontar debido a las limitaciones asociadas a la patología. Además, se vincula a otros problemas de salud como la hipertensión o las enfermedades cardiovasculares, entre otras.



UN DOLOR QUE SE ACENTÚA: SÍNTOMAS

Los síntomas de la artrosis son progresivos y acentuados en el tiempo. En una primera etapa aparece el dolor asociado al movimiento y al esfuerzo al que se somete la articulación, aunque en esta primera fase el dolor cesa con el reposo. En la segunda etapa el empeoramiento de la artrosis hace que el dolor aparezca tras el reposo y el ejercicio, por lo que el malestar es más continuado y prácticamente constante.


Otro síntoma característico de la enfermedad es la incapacidad progresiva de la función articular conllevando a la larga la pérdida de la movilidad. Con la evolución de la enfermedad pueden producirse deformaciones de los huesos y contracturas musculares que aumentan significativamente el dolor, además de la atrofia de los músculos que rodean las articulaciones.


En tanto, existen diversos factores de riesgo asociados a la artrosis entre ellos destacan los siguientes:

- Factores Genéticos

- Sexo Femenino

- Obesidad

- Osteoporosis

- Morfología de la Articulación

- Tipo de Trabajo

- Traumatismos Previos

- Actividad Deportiva de Alta competencia


TRES ALTERNATIVAS PARA TENER ESPERANZA

Existen variados tratamientos para la artrosis, dentro de los cuales hay tres grandes grupos:


- Tratamientos Farmacológicos: Tiene como principal función la disminución del dolor. Los más utilizados son el Paracetamol y los Antinflamatorios No Esteroidales (AINE) como el ibuprofeno, por ejemplo.


- Rehabilitación: La rehabilitación en la artrosis va fundamentalmente orientada en fortalecer los músculos alrededor de tu articulación, aumentar la flexibilidad y reducir el dolor. Todo lo anterior a través de ejercicios físico y fisioterapia, principalmente.


- Cirugía y otros procedimientos: Cuando con los métodos anteriormente mencionados no se producen los resultados esperados, se puede optar por varios vías que pueden ir desde, la inyección de corticoides en la articulación o de ácido hialurónico para lubricar la articulación, realineación de deformidades óseas y reemplazo articular con endoprótesis.


Desde antes de la pandemia, la artrosis ha sido un motivo de consulta frecuente para el Programa de Rehabilitación Domiciliaria IRV, aunque posteriormente a esta, el número de atenciones se ha incrementado exponencialmente. Esta situación pone de relieve la urgencia y fuerte necesidad de salud en subyace, en tanto, nos propone tomar consciencia de cuáles son las maneras para prevenir y apuntar hacia un correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.


En este sentido, los servicios que brinda el IRV para usuarios con esta patología incluyen una evaluación específica, sesiones de ejercicios de movilidad, fortalecimiento muscular, entrenamiento del equilibrio estático-dinámico, fisioterapia y, al finalizar, el programa de tratamiento, la emisión de un informe donde se sintetiza el proceso de rehabilitación.


Por último, es indispensable que apenas notemos algunos de los síntomas de la artrosis consultemos con un especialista y así prevengamos una extensión más agresiva de esta condición, sobre todo, considerando que esta afecta a un sector poblacional desde los 50 años en adelante, con mayor prevalencia en los adultos mayores, una de las comunidades más desplazadas socialmente.


Sin embargo, esperamos que estén conectados y pendientes de nuestra labor como ONG para que se puedan informar y, por supuesto, solicitar horas en caso de ser necesario. Para esto, te invitamos a que te suscribas a nuestro newsletter.

Comments


bottom of page