• IRV

Las habilidades comunicativas y su importancia para el éxito en el mundo laboral.


La comunicación es un proceso inherente a todo ser humano. Adquirimos habilidades comunicativas desde que nacemos y éstas se van fortaleciendo con la estimulación que nos da el entorno durante el crecimiento. Así pues, a medida que interactuamos con más personas, más y mejores herramientas comunicativas tendremos en nuestra vida.



Ahora bien, no todas las personas han tenido buenas experiencias comunicativas en su vida y por lo tanto se les dificulta más desarrollar un acto comunicativo conforme a sus expectativas. Esto pasa mucho a personas con discapacidad de tipo intelectual o psíquica, donde tal vez su entorno social es más reducido o les cuesta más entablar lazos comunicativos con personas que no se sienten cómodos.


¿Te sientes parte de este grupo de personas?, ¿Te cuesta hablar en público?, ¿Sientes que tus habilidades comunicativas están descendidas?, ¿Te cuesta manifestar tus ideas por escrito?

Esta columna tiene por objetivo dar a entender cuáles son las habilidades comunicativas y de qué manera podemos trabajarlas.



Las habilidades comunicativas son aquellas aptitudes que tiene la persona y que permiten que el acto comunicativo se dé de forma adecuada, haciendo que la comunicación sea efectiva. Vale decir, quien transmite el mensaje lo hace de manera clara y entendible para su interlocutor/es, sin que generar confusión, dudas o interpretaciones erróneas. Para esto debemos tener en cuenta; cuándo hablar, qué hablar, con quién hablar, dónde hablar y cómo hablar.



Las habilidades comunicativas son importantes y saber utilizarlas es primordial, ya que siempre estamos rodeados de circunstancias en las que debemos comunicarnos; en la escuela, en el trabajo, en la casa con nuestros familiares, en la calle para pedir una dirección, etc. La buena noticia es que estas competencias, las podemos desarrollar y mejorar a lo largo de nuestra vida.


10 Tips para mejorar tus habilidades comunicativas:

1.- Obsérvate y observa tu entorno, encuentra en ti mismo tus fortalezas y debilidades comunicativas, para que comprendas en qué cosas puedes mejorar. Observa cómo se expresan aquellas personas que admiras, para que puedas copiar sus estrategias tanto verbales como no verbales.


2.-Exprésate de manera sencilla. Es bueno ir adquiriendo nuevo vocabulario a través de la lectura, pero preocúpate de no recargar tus mensajes con demasiadas palabras que al final distraerán al oyente y no entenderá el contenido que quisiste expresar.


3.- Si te estás comunicando con alguien, procura siempre mirarlo a los ojos, de esta manera generarás confianza y complicidad con el oyente.


4.- Utiliza la “escucha activa”, este mecanismo de escuchar al otro. Esto te permitirá ser más empático y carismático en el acto comunicativo. Es importante también escuchar y respetar los puntos de vista ajenos.


5.- Utiliza los elementos paraverbales correctamente; un tono y volumen de voz adecuado para el contexto y el/los oyentes. Intenta hablar de manera pausada, no muy rápido ni demasiado lento.


6.- Nunca te olvides de expresarte a través del habla y también de los gestos y movimientos corporales. Utiliza gestos corporales abiertos, es decir mostrando la palma de las manos.


7.- Ten en cuenta el contexto donde se desarrolla el acto comunicativo y quienes son los interlocutores que te escuchan, recuerda que no es lo mismo conversar en la casa con la familia o amigos que hablar en la oficina con tus compañeros de trabajo o jefes.


8.- Piensa bien y ordena tus ideas antes de hablar, de manera que tu discurso sea más claro y sistemático.


9.- Respeta los turnos de habla si conversas con más personas, no hagas interrupciones que pueden ser molestas o fuera de lugar.


10.- Por último, ten un buen control de tus emociones al momento de hablar. La autogestión emocional es un recurso valioso para poder transmitir fielmente lo que queremos. Si nos dejamos llevar por sentimientos o sucesos que nos han pasado antes, nuestra voz puede volverse temblorosa, el volumen puede ser más bajo y nuestro mensaje puede llegar a ser confuso, distorsionado o incluso puede que tu interlocutor no lo entienda.


Autora Gabriela León, Fonoaudióloga Preparadora Laboral Programa de Inclusión Laboral, IRV.

Casa Matriz:

Almirante Señoret 70, Of. 41-42.

Valparaíso, CP. 2340000. Región de Valparaíso.

Chile.

Síguenos en:

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

© 2020 por IRV