Teletrabajo: Lesiones músculo-esqueléticas más comunes

En la actualidad la pandemia del COVID-19 ha sido uno de los mayores desafíos que ha enfrentado la sociedad civil, las empresas publicas y privadas. Los daños que ha que generado la pandemia a nivel del trabajo son profundos tanto a nivel económico como social. Ante este escenario, las empresas han tenido que velar por la seguridad de sus colaboradores, la sostenibilidad de sí mismas y los puestos que generan; muchas han optado por el teletrabajo como una alternativa laboral que asegura la productividad en estos tiempos.


Si bien el teletrabajo ha sido sin lugar a dudas un avance en esta materia, llegando incluso a instalarse permanentemente en ciertas instituciones, esta modalidad no se encuentra exenta de una situación dificultosa en términos de salud: los Trastornos Músculo Esqueléticos o TME.

Pero....¿Qué son los TME y por qué son tan importantes de conocer? Los TME son lesiones en los tejidos que componen el aparato locomotor, es decir, músculos, tendones, ligamentos, cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y huesos. Se constituye como una condición que en su mayoría se encuentra asociada a factores relacionados al trabajo, llegando a ser el 59% del total de enfermedades profesionales a nivel mundial, mermando nuestra productividad y generando una gran cantidad de casos de discapacidad y jubilaciones anticipadas.


Para que comprendamos mejor la magnitud de este problema, la OMS nos informa que aproximadamente 1710 millones de personas tienen TME en todo el mundo, siendo el dolor lumbar el más frecuente, con una prevalencia de 568 millones de personas, y el mayor causante de discapacidad.


Los TME tienen que ver principalmente con trabajos que exigen posturas sostenidas, movimientos repetitivos o con manejo de cargas pesadas, así como también hay factores propios del trabajador, como la poca higiene postural durante las labores productivas.

En general, los síntomas de los TME son bastante diversos y varían desde molestias y dolores de baja intensidad que se relacionan con inflamación, disminución o pérdida de fuerza muscular hasta limitación funcional total del segmento afectado, o sea, que no podemos utilizar cierta parte de nuestro cuerpo, como un brazo o pierna: movilidad reducida.


Como es posible imaginarse, no es muy complicado que nuestro teletrabajo sea constante en sus movimientos y bastante sedentario, por lo que los riesgos de contraer una TME no son tan lejanos. De hecho, es bastante común sentir dolor o molestias en la zona dorso lumbar, cervical y en menor grado en las extremidades superiores como el hombro, codo, muñeca y mano.


En especifico las enfermedades o condiciones más frecuentes que se pueden asociar al teletrabajo son las siguientes:

- En el segmento muñeca mano: Síndrome del túnel carpiano y tendinopatías, principalmente del pulgar.

- En el segmento codo: Tendinopatías de músculos mediales y laterales del codo.

- En el segmento hombro: Tendinopatías del manguito rotador.

- En la zona cervical: Dolor cervical, Torticolis y Neuralgias

- En la zona lumbar: Lumbago y Comprensión del nervio ciático.



LA IMPORTANCIA DE PREVENIR: EJERCICIOS SIMPLES PERO ESENCIALES


Vasta con una breve rutina de estiramientos y estaremos alejándonos de condiciones tan dolorosas como un lumbago. Así de simple. Si no tomamos consciencia de lo importante que es la prevención en este tema, nos estaremos ganando pases para sufrir de TME, las que muchas veces requieren de terapias de rehabilitación, sin mencionar el mal rato que nos hacen sentir tanto corporal como emocionalmente.