top of page

Luis Pino tras inclusión laboral en minería: "Son estándares internacionales"

Para Luis Pino Salazar (55) la efectividad de los recursos materiales y humanos en los ambientes laborales es un aspecto crucial en la dinámica de trabajo, sobre todo, cuando se es nuevo en una empresa. Para él, ser parte de una cadena eficiente de productividad es sinónimo de un buen funcionamiento general en la compañía y, por supuesto, de regocijo personal.


Con más de 30 años de experiencia profesional, 28 de los cuales fueron en una compañía, Pino, se siente confiado al momento de señalar las temáticas laborales que más atención requieren, en su opinión.


Hoy, Luis trabaja como bodeguero en El Sauce, minera Escondida, una empresa con "estándares internacionales" según expresa. Pero su historia no comienza precisamente aquí, porque hace aproximadamente 5 años sufrió un accidente doméstico que marcó un antes y un después.



"En el 2016 yo me estoy cambiando acá a Valparaíso y compré una casa antigua. Estaba haciendo unos cortes con una sierra circular en el cual se enredó mi guante y ahí me corté los dedos de la mano izquierda", responde Pino al ser consultado de cómo ocurrió su discapacidad física.


A pesar de que para algunas personas esto pueda implicar un golpe demoledor, Luis se recompuso, siguió adelante y actualmente transmite una sensación de encontrarse en plenitud en lo que respecta a su ámbito laboral.

"Mi idea es seguir aprendiendo logística. Fue un bonito cambio de trabajo para aprender esa parte. Yo lo veo como logística, falta el bodeguero, pañolero, insumos o los materiales críticos y la faena puede detenerse. Entonces, sí es entretenido y lo quiero aprender bien. Más que nada lo que es el ERP".

OCUPANDO UN CARGO ESENCIAL


"...falta el bodeguero, pañolero, insumos o los materiales críticos y la faena puede detenerse", apunta Luis Pino. Y este es el puesto de trabajo que ocupa él, nada más ni nada menos. Es una responsabilidad considerable, sobre todo, atendiendo que se trata de una empresa que se desenvuelve en una de los complejos mineros de cobre más grande del mundo, ¿Pero qué es lo que hace un bodeguero en específico?


- Bueno el trabajo es de bodeguero y esto en las faena tiene un procedimiento: es el nexo o el enlace entre la obra y abastecimiento de la empresa. Es el encargado de mantener los stocks mínimos y procesar los requerimientos de la obra en forma específica.


Como ya se ha mencionado, el camino que recorrió hasta llegar a este trabajo, estuvo marcado por su compromiso con una empresa durante 28 años, un período de tiempo bastante interesante, porque por ejemplo, Luis pudo estar un año en Estados Unidos donde aprendió y observó diferencias con las dinámicas de trabajo en comparación a Chile, las que abordaremos más adelante. Antes, le preguntamos acerca de cómo llegó a trabajar a El Sauce:


- Fui trasladado. Me contactó la ONG. La señorita Indira me informó que yo tenía el perfil y el conocimiento que necesitaba la empresa en estos momentos. Mi primera profesión fue contador, entre los 18 y 20 años. Me dediqué a la parte administrativa en ciertas empresas. Posteriormente, lo fuerte mío fue mecánico de maquinaria pesada. Salí técnico de nivel superior en INACAP y ahí empecé a trabajar en otra empresa donde estuve 28 años, hasta el 2018.


Ahora, Luis espera seguir aprendiendo más acerca de logística, específicamente en materias de softwares. El nombre del sistema que busca dominar es Enterprise Resource Planning (ERP), un programa utilizado por organizaciones para administrar actividades empresariales diarias, como la contabilidad, abastecimiento, cumplimiento y gestión de riesgos, y las operaciones de la cadena de suministro.


- Mi idea es seguir aprendiendo logística. Fue un bonito cambio de trabajo para aprender esa parte. Yo lo veo como logística, falta el bodeguero, pañolero, insumos o los materiales críticos y la faena puede detenerse. Entonces, sí es entretenido y lo quiero aprender bien. Más que nada lo que es el ERP. Son sistemas globales que se mete toda la información, tanto de finanzas, contabilidad, producción, procesos, y ahí uno puede consultar información en tiempo real. Antiguamente no se podía. Estos sistemas puede sacar la información en qué etapa está.


"Tenemos que llegar a una etapa de que la inclusión laboral -así bien fuerte- que no sea tema. Si yo tengo las capacidades, tengo que entrar a trabajar. O sea, no va a ser tema si yo cumplo los requisitos que pide la empresa. Es decir, que sea un cambio cultural".

UNA EXPERIENCIA INTERNACIONAL QUE LO MARCÓ


"Tuve la suerte de estar en Estados Unidos y ahí uno aprende. Ellos se ahorran mucho dinero, porque atienden las cosas de inmediato y también tiempo. Sus pérdidas son menores, porque saben el beneficio de actuar anticipado", aclara primeramente Luis Pino y a continuación, comenta que la principal diferencia que observó entre el país norteamericano y Chile es el tema de ser reactivos.


"Cuando uno es reactivo.... en Chile se da mucho eso, no somos proactivos, no visualizamos mucho, las cosas pasan, las arreglamos y vuelven a pasar. Pasa, lo vemos, no lo arreglamos y esperamos a que pase algo mayor para poner una situación, pero somos muy reactivos. Perdemos mucho tiempo y recurso en esperar", opina Pino.


Pero esto no fue todo lo que visualizó, porque también le llamó la atención el proceso de contratación que existe en ese país, uno que califica de "muy limpio". Según explicó, allí se publica un aviso de trabajo, "si a este yo con mi discapacidad me presento y si en un corto tiempo, como un mes, ese cupo no es cubierto, legalmente me lo tienen que dar. Uno no pone ahí si tiene discapacidad".


"Eso es crear las reglas del juego -continúa-. O sea, no hay por ningún lado que me puedan discriminar si yo cumplo los requisitos del trabajo". Entonces, la postura de Pino es que deberíamos empezar por la base, es decir, "si yo tengo mis limitaciones, tiene que haber una capacitación primero de los tipos de trabajo que se están ofreciendo. Entonces, yo ya cumplo con los requisitos de un trabajo, aunque tenga mis limitaciones. Esa es la primera etapa. La segunda es tener las reglas del juego claras para que si yo cumplo los requisitos no me pueden negar el trabajo, a menos que haya otra persona que lo cubra. A nivel nacional nos falta empezar desde el principio", termina por señalar el bodeguero minero.



"SI YO TENGO LAS CAPACIDADES, TENGO QUE ENTRAR A TRABAJAR"


"Tenemos que llegar a una etapa de que la inclusión laboral -así bien fuerte- que no sea tema. Si yo tengo las capacidades, tengo que entrar a trabajar. O sea, no va a ser tema si yo cumplo los requisitos que pide la empresa. Es decir, que sea un cambio cultural", desplaza como primer tema Luis Pino.

Esto surge también por un suceso que le ocurrió. Hace un tiempo Luis se encontró a una persona no vidente en las calles de Santiago, a quien ayudó a cruzar la calle: "Yo siempre he admirado a la gente no vidente por lo valiente que son. O sea, no ves y sales, yo digo chuta, uno que ve se accidenta, el valor que tienen es asombroso". Luego de llevarlo a la vereda contraria, estuvieron conversando y resultó ser que la persona con discapacidad visual es programador computacional, lo que sorprendió a Pino: "Todo está en su mente. Ocupa unos sistemas especiales. Yo veo eso. No debería ser tema la deficiencia que uno tiene si cumple con los requisitos para un trabajo".


Quizá por esto mismo Pino está contento en El Sauce, porque tienen un modo de operar más cercano a lo que a él le acomoda: "Trabajar en las condiciones que estoy en La Escondida en el Sauce son muy buenas. Hay harto que hacer y aprender. Los 14 días se me hacen cortos. Es entretenido".


De hecho, él piensa que este trabajo es una gran contribución personal, pues uno se va desarrollando e implementando lo que aprende. Además, dice que las instalaciones son espectaculares "y la gente va con mucho ánimo a trabajar", porque "ellos cumplen las normas, son empresas internacionales. Son 3 empresas de países desarrollados: Australia, Inglaterra y Japón. Entonces tenemos que seguir las normas de ellos sí o sí, porque ellos saben, o sea, tienen historia en producción, tecnología y procesos. Es una gran escuela, es bonito".


Con todo, Luis también rescata el rol de la ONG IRV en su proceso de inclusión laboral para ingresar a El Sauce. Él expresa que lo principal es que la institución crea un nexo y una responsabilidad empresarial para las personas con discapacidad, alineando la comunicación entre gerencia y trabajado. Además, resalta los procesos de seguimientos que realiza el IRV posterior a la entrada del nuevo colaborador con discapacidad:


- Entonces la ONG en ese proceso, bueno, de primero el ingreso a la empresa con los requerimientos que uno necesita y después el seguimiento que aparte de ser un seguimiento, yo lo vi como un alineamiento con la gerencia para que esta sí alineara toda su línea de trabajo para que nuestra estancia sea de acuerdo a nuestras capacidades.

 

bottom of page