top of page

La pérdida auditiva y la demencia: una relación a cuidar en nuestra vejez

Los Trastornos Neurocognitivos, son una condición adquirida y crónica que se caracterizan por la afectación de diversas funciones a nivel cerebral, que repercuten en la capacidad para llevar a cabo las actividades de la vida diaria.


Dentro de estos trastornos encontramos la demencia o los trastornos neurocognitivos mayores, siendo esta una discapacidad que afecta varios aspectos de su vida, mostrando compromisos a nivel de memoria, atención, lenguaje, percepción, destrezas, orientación y la capacidad de resolver problemas, comprometiendo también la afectividad y personalidad de las personas que la padecen.

Según la encuesta CASEN 2013 hay un 16,7% de población de adultos mayores en total en Chile, documento que indicó que las demencias son unas de las principales causas de discapacidad en la vejez.


En la actualidad, en Chile hay más de 200.000 personas que padecen algún tipo de demencia y a nivel mundial hay aproximadamente 48.8 millones de personas que padecen de aquello y se estima que aumentaría el doble cada 20 años.

Otro punto importante es que desde los 60 años aproximadamente las personas suelen ir manifestando ciertas dificultades debido al envejecimiento, siendo una de esas la Presbiacusia o pérdida auditiva asociada a la edad. Sobre este tema hicimos una nota muy importante que aborda sus aspectos claves.


Este tipo de patología afecta demasiado a este grupo de personas, ya que por lo general comienzan a aislarse de sus pares o familiares porque no escuchan bien y no los integran, suelen tener depresión, y también ocurre una afectación directa o indirecta en ciertas funciones y estructuras cerebrales que van a favorecer a un deterioro cognitivo, o sea, deterioro a nivel de memoria episódica, velocidad de procesamiento cognitivo, entre otras.


Hoy en día no hay tratamientos efectivos para el deterioro cognitivo, pero sí podemos encontrar para las perdidas auditivas que pueden retrasar o prevenir hasta un tercio los casos de demencia, siendo esta la Rehabilitación auditiva, la cual consiste en mejorar la comprensión del lenguaje a través de prótesis auditivas, implantes cocleares, entre otros.


Este tratamiento nos puede entregar mejoras en los índices de calidad de vida en usuarios con hipoacusia y demencia, encontrando mejor resultados en pruebas de desempeño cognitivo en comparación a personas hipoacúsicas sin rehabilitación auditiva (audífono).


Al ser el trastorno neurocognitivo mayor (demencia) una condición adquirida, neurodegenerativa, progresiva y sin una cura conocida, se torna indispensable la detección precoz de los factores de riesgos, y dentro de estos como se ha mencionado anteriormente, la Presbiacusia o Hipoacusia suele acelerar y favorecer la aparición del deterioro cognitivo y demencia, ya que, al no poder escuchar bien, ocurre una sobrecarga cognitiva.


Al aumentar el esfuerzo del procesamiento cognitivo, no ocurre que haya una pérdida de células cerebrales, si no que ciertas estructuras van a comenzar a disminuir sus funciones tras no recibir correctamente la estimulación y esto se puede evitar gracias al uso de audífonos, ya que la persona con esto se mantiene más activa y funcional a nivel celular.

Es de importancia realizar pesquisas de forma precoz para detectar los factores de riesgo, ya que el poder entregar un manejo oportuno se puede obtener un mejor pronóstico de alguna enfermedad cognitiva, mejorando directamente la calidad de vida de la persona mayor en un futuro. Es por esto que, dentro de los tratamientos oportunos también sumamos la hipoacusia en las etapas de pre-clínica de la demencia lo cual podría ser significativo para la reducción de la aparición de un cuadro demencial.


Si tienes algún familiar o usted está pasando por un proceso de disminución auditiva, siente que poco a poco se está aislando de las personas porque no logra escuchar bien, ya no puede realizar ciertas actividades de su vida diaria, agende una cita para poder realizar un chequeo auditivo, ya que así, podemos entregar la mejor ayuda auditiva que se adapte a sus necesidades y, por consiguiente, prevenir/retrasar el desarrollo de un deterioro cognitivo o demencia, logrando que usted se mantenga lo más independiente y autovalente posible.

Sumado a lo anterior, siempre será indispensable que se realice ciertos estudios o evaluaciones si siente que su capacidad cognitiva no es la misma de antes, ya que cuanto antes se detecte alguna alteración, más oportuno será el tratamiento, favoreciendo así a una mejor calidad de vida.

Comments


bottom of page