• IRV

El impacto de la Ley de Protección al Empleo en las personas con discapacidad.


El pasado 31 de marzo de este año tan complicado y catastrófico el congreso nacional aprobó el proyecto de ley “Protección al Empleo” cuyo objetivo busca resguardar la fuente laboral de los trabajadores y trabajadoras, permitiéndoles acceder a las ayudas y complementos del Seguro de Cesantía, cuando se puedan presentar los siguientes tres contextos laborales:



1. Suspensión del contrato de trabajo por acto de autoridad (cuarentena):


Sucede cuando coexista un acto o declaración de la autoridad competente que establezca medidas sanitarias o de seguridad para el control de la enfermedad denominada COVID-19, que impliquen la paralización de actividades en todo o parte del territorio del país y que impida o prohíba totalmente la prestación de los servicios contratados.


2. Se acuerde un pacto de suspensión del contrato de trabajo:

Esta medida se emplea cuando la autoridad sanitaria, o de seguridad, ordena la paralización total o parcial de las actividades (por ejemplo, la cuarentena obligatoria que están viviendo algunas comunas actualmente por el coronavirus), aun así, permitiendo que las y los trabajadores puedan acceder a su remuneración a través del Seguro de Cesantía (70% el primer mes).


La suspensión implica que el trabajador interrumpa temporalmente la obligación de prestar sus servicios. En cambio, para el empleador (empresa) el cese de la obligación de pagar la remuneración y demás asignaciones.


En este caso, las empresas que se adhieran a esta alternativa tendrán la obligación de:


- Pagar las cotizaciones previsionales y de salud, excluyendo solo las que se establecen en la ley de accidentes del trabajo.


- No despedir a las y los trabajadores, salvo que la causal de despido indique necesidades de la empresa.


- Además, se permitirá a las y los empleadores pagar la cotización de pensiones dentro los doce meses posteriores al término de la vigencia de la ordenanza sanitaria y que no se les aplique intereses, reajustes ni multas.


3. Se acuerde un pacto de reducción temporal de la jornada de trabajo:

Empleadores que opten por esta medida, permitirá reducir hasta un máximo de 50% de la duración de la jornada laboral de los trabajadores. Destacando que permite reducir proporcionalmente la remuneración acorde a la jornada acordada.



Requisitos trabajador o trabajadora


- Podrán optar a un complemento de máximo un 25% del promedio de la remuneración de los tres últimos meses anteriores a la suscripción del pacto, con un límite máximo de $225.000.- Este complemento se recibirá al mes siguiente de la suscripción del pacto.