top of page

¿Cuándo debemos asistir al Otorrinolaringólogo y/o el Fonoaudiólogo?

La pérdida auditiva en etapas iniciales es sumamente difícil detectarla, ya que usualmente las personas no logran captar esta baja auditiva, sino el entorno, ya sea la familia, amigos, cercanos. Esto ocurre debido a diferentes factores, pero una de ellas debido a que no hay una promoción masiva de aquello como otras enfermedades ya sea problemas a la vista, corazón, entre otras. Por ende, en este pequeño blog te comentaremos sobre algunos síntomas que debemos estar alertas para poder acudir ya sea a un Otorrinolaringólogo o Fonoaudiólogo.


Es un banner para ofrecer nuestro chequeo auditivo gratuito. Aparece una fonoaudióloga sonriendo y mirando de frente a la cámara fotográfica, sentada en su estudio de audiometrías

1.- Problemas al escuchar la televisión.

Por lo general la persona no logra dimensionar si la televisión se encuentra en un volumen alto o bajo, por ende, las primeras personas que logran darse cuenta es la familia. Si tu familia o cercanos te dicen reiteradas veces en el día que bajes el volumen de la televisión, debes consultar frecuentemente sobre lo que hablaron en el programa o debes colocar subtítulos para entender mejor, quizás debes considerar realizar una evaluación auditiva.


2.- Si te cuesta mantener una conversación en ambientes con ruidos.

Varias personas suelen pasar por esto y lo toman como algo normal debido a las dificultades acústicas. Estamos de acuerdo que el ambiente no es el propicio para poder escuchar detalladamente lo que nos dicen, pero el oído de todas maneras debiese ser capaz de poder “filtrar” el ruido ambiente y enfocarse en la conversación, a pesar de estar en un ambiente con ruido. Por tanto, si sientes que estás pasando por esta situación y se repite en varias ocasiones, considera agendar una hora cuanto antes con el especialista.



Mujer de edad adulta mayor se realiza una audiometría con una fonoaudióloga
Controlar regularmente su audición a partir de los 50 años es fundamental para la detección temprana de la hipoacusia.


3.- Si has sufrido un trauma o shock acústico.

Durante el día a día, varias personas se encuentran expuesta a ruidos fuertes, pero en ocasiones estos ruidos pueden generar un daño auditivo permanente. Si asistes a un concierto donde sentiste que el ruido era muy grande, si explotó algo cerca de ti emitiendo un gran ruido, alguien gritó fuerte en tu oído, etc, y sientes que tu audición disminuyó y no se ha “recuperado”, asiste de inmediato al especialista auditivo para poder revisar tu caso e identificar si aquello provocó una pérdida auditiva.


4.- Si tienes más de 50 años.

A medida que pasan los años, la audición no será la misma, ya que hay un desgaste celular natural dentro de nuestro oído interno que provoca una pérdida auditiva. Si estas dentro de estos años, agenda una hora con el especialista para así poder controlar tu audición y así detectar cualquier variación tempranamente.


5.- Si piensas que no escuchas igual que antes.

Siempre es bueno detectar cuanto antes una pérdida auditiva, por ende, si sientes que tu audición no es la misma que antes, si sientes que te deben repetir muchas veces la misma información porque “escuchamos, pero no entendemos lo que nos dicen”, agenda una hora para realizar una evaluación auditiva lo antes posible.


Recuerda que, en nuestras sucursales tanto de Valparaíso como Santiago, realizamos evaluaciones auditivas totalmente gratis.

Comments


bottom of page