Sobre las adaptaciones ambientales en el ámbito laboral.


La discapacidad siempre ha sido una realidad compleja dentro de nuestra sociedad, principalmente por el desconocimiento generalizado que existe frente a ella. Esto deriva en la construcción de mitos y prejuicios que, finalmente, recaen en vulneraciones, discriminación e, incluso, aislamiento social en aquellas personas que presentan una condición o situación de discapacidad.

Para aminorar lo anteriormente mencionado y que las personas en Situación de discapacidad sean visualizadas, fue que se promulgó en primera instancia la Ley 20.422 que Establece Normas sobre Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de las personas en Situación de Discapacidad. Sin embargo, existen aún brechas que no permiten generar una real inclusión. Una de éstas se sitúa en el ámbito laboral, en donde no existe un acceso igualitario a la obtención y mantención de un trabajo formal. Es por esto que, en el año año 2017 se promulga la Ley 21.015 que propicia la contratación de personas en situación de discapacidad que cuenten con su RND o pensión de invalidez pertenecientes a cualquier régimen provisional.

Gracias a la Ley de inclusión laboral, las empresas han comenzado a introducirse en la cultura de las personas con discapacidad y la inclusión. Sin embargo, frecuentemente no cuentan con las herramientas necesarias para realizar un proceso de inclusión exitoso, siendo de suma importancia asesorarse por organismos especializados en el tema y que cuenten con experiencia que lo avale.

Si bien, es importante capacitar a las personas antes de comenzar en un nuevo trabajo (ya que la mayoría no cuentan con experiencia previa), para facilitar la adherencia y permanencia en el puesto de trabajo esto no siempre es suficiente. De acuerdo a la funcionalidad, posibilidades y capacidades de la persona, regularmente encontramos un desajuste en la interacción patología/exigencia del puesto, dificultando el desempeño cotidiano, en este caso el laboral. Por tanto, en estas situaciones nos centramos en lo externo al individuo, el entorno, y lo modificamos para facilitar su interacción efectiva.

Para poder realizar una adaptación será clave conocer detalladamente el desarrollo de la actividad a realizar por el individuo. Esto, pues al hacer un desglose de éstas, podremos identificar cuál es la tarea en donde se genera el desajuste y así poder realizar la adaptación. Esta información la obtenemos de los Análisis de Puesto de Trabajo y de la Descripción de cargo con la que cuenta cada empresa.

Tipos de Adaptaciones en el ámbito laboral:

  • Adaptaciones en el ambiente (accesibilidad): rampas, pasamanos, antideslizantes, alarmas con luz y sonido, señalización, alturas de muebles, escotaduras en las mesas, etc.

  • Adaptación o ajuste en la tarea: Modificar la manera en que se entrega la instrucción, apoyarse de imágenes y esquemas, distribuir la actividad en tareas más pequeñas, brindar apoyo humano en el desarrollo de las labores.

  • Adaptaciones funcionales: uso de ayudas técnicas que faciliten el desarrollo de la tarea; engrosadores de lápices, alzadores de asientos, mesas con escotaduras, lupas ópticas, etc.

El proveer adaptaciones en el puesto de trabajo favorecerá la autonomía de la persona, su autoestima y confianza en sí mismo. Esto impactará directamente en el desempeño laboral. Debemos entender que la Situación de Discapacidad, no está dada por la disfunción propiamente tal, sino como esta disfunción en la interacción con el ambiente. Es así como todas las personas sin importar su discapacidad serán capaces de desenvolverse en el ámbito laboral siempre que se den las condiciones ambientales para ello.

#LeydeInclusiónLaboral #Discapacidad #empresas #empleo

Casa Matriz:

Almirante Señoret 70, Of. 41-42.

Valparaíso, CP. 2340000. Región de Valparaíso.

Chile.

Síguenos en:

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

© 2020 por IRV